"Argentina, 1985": la épica historia del juicio que destapó el horror de la dictadura argentina


[Getty Image]

Unos días antes del 22 de abril de 1985, el juez Ricardo Gil Lavedra se cruzó con un colega en el Palacio de Tribunales de Buenos Aires, y después de conversar sobre temas cotidianos el otro juez le preguntó incrédulo: "Decime una cosa ¿en verdad van a hacer ese juicio?"


"Ese juicio" del que preguntaba el colega de Gil Lavedra no tenía más antecedentes en la historia del siglo XX que el proceso de Nuremberg, que tuvo lugar entre 1945 y 1946, en el que fueron juzgados los crímenes del nazismo, y un juicio de 1975 contra los coroneles griegos que encabezaron el golpe de Estado en ese país en 1967.


En Argentina se trataba de juzgar en un tribunal civil a los nueve líderes de las tres primeras juntas militares que gobernaron el país tras el golpe de Estado de 1976, por delitos que iban desde homicidio y tormentos hasta privación ilegítima de la libertad. Organizaciones defensoras de los derechos humanos estiman que 30.000 personas desaparecieron durante aquellos años.


La historia del juicio ha sido llevada al cine en la película "Argentina, 1985", del director Santiago Mitre, que se estrena este septiembre en cines, y que ya fue exhibida en festivales como Venecia y San Sebastián (en este último ganó el premio del público).


El contexto en el que se desarrolló el juicio no era muy propicio a nivel local -la recuperada democracia argentina tenía un año y medio en la Casa Rosada- ni en la región, como recuerda a BBC Mundo el fiscal Luis Moreno Ocampo.


"En Chile, (Augusto) Pinochet tenía todo el poder; Uruguay, por referendo popular, se negó a investigar a sus militares; había militares en muchos gobiernos de la región, y Argentina -como siempre oscila entre el abismo y la cima- hizo una cosa totalmente inesperada".