top of page

Azerbaiyán está a punto de dejar morir de hambre a los armenios de Nagorno-Karabaj

La situación en ese enclave se ha tornado desesperante. Las únicas carreteras de entrada han sido bloqueadas

Militares de Azerbaiyán controlan el paso fronterizo en Lachín, Nagorno-Karabaj, sin dejar pasar alimentos o medicina a la población armenia [Europa Press]

Tras más de ocho meses de un bloqueo cada vez más estricto, la situación humanitaria en Nagorno-Karabaj se ha vuelto catastrófica. El pan, alimento básico para muchas personas, se raciona a una hogaza por familia y día. Los medicamentos críticos se han agotado; hay tan poco combustible que muchos pacientes no pueden ir al médico de todos modos. Residentes desesperados han recurrido a las redes sociales para intercambiar, por ejemplo, huevos caseros por un kilo de azúcar. Una joven madre publicó una foto de leche de fórmula para bebés, diciendo: “Compraré esto a cualquier precio”.


El asedio representa la táctica más dura empleada hasta ahora por el gobierno azerbaiyano, en su intento de recuperar el control de Nagorno-Karabaj, un enclave de unos 4.400 km2 en el centro de su conflicto de décadas con Armenia. Karabaj está reconocido internacionalmente como territorio azerbaiyano desde la desintegración de la Unión Soviética, pero las fuerzas de etnia armenia se hicieron con su control en una guerra que duró de 1988 a 1994 (los armenios constituyen la mayoría de la población). En una segunda guerra, en 2020, Azerbaiyán revirtió muchas de esas pérdidas. El gobierno azerbaiyano presiona ahora para lograr un acuerdo que completaría su victoria.


Ahora que rodea el territorio por completo, Azerbaiyán tiene prácticamente todas las cartas. El primer ministro armenio, Nikol Pashinyan, ha declarado que está dispuesto a aceptar la soberanía de Azerbaiyán sobre Karabaj y sus decenas de miles de residentes de etnia armenia. Los armenios aún esperan obtener algún tipo de garantía de los derechos y la seguridad de los armenios de Karabaj. Pero Azerbaiyán, impaciente, está intentando acelerar el proceso diplomático, a expensas de la población armenia a la que afirma querer acoger de nuevo en el redil.

En diciembre, manifestantes azerbaiyanos apoyados por el gobierno bloquearon el “corredor de Lachin”, la única carretera que conduce a Armenia desde Karabaj. Se restringió el tráfico civil y se limitaron los envíos a Karabaj de alimentos, combustible y otros artículos de primera necesidad, aunque llegaron suficientes como para evitar graves penurias. Pero en abril Azerbaiyán despidió a los manifestantes e instaló un puesto de control fronterizo oficial en el corredor; a mediados de junio interrumpió totalmente el tráfico. Desde entonces no ha pasado ninguna mercancía.


Ante el aumento de las privaciones en Karabaj, Azerbaiyán ha ofrecido un salvavidas: abrir su propia carretera por la que podrían enviarse suministros desde otras partes de Azerbaiyán. Pero los armenios de Karabaj ven esto como un caballo de Troya que llevaría a Azerbaiyán a recuperar el control efectivo del territorio. Han llegado incluso a levantar su propio bloqueo, con bloques de cemento, en la nueva carretera. Por ahora, sus preocupaciones políticas pesan más que las consecuencias humanitarias.


Los mediadores internacionales, encabezados por la Unión Europea, intentan ayudar a ambas partes a encontrar una salida. Si se llegara a un compromiso, se abrirían las dos carreteras, pero los gobiernos están enfrentados en cuanto a la secuencia. Los azerbaiyanos han ofrecido abrir el corredor de Lachin si se abre primero su carretera, pero los armenios dicen que es un truco y exigen que las dos carreteras se abran simultáneamente.


Es difícil obtener información independiente desde el interior del Karabaj sellado. Pero hay indicios de una feroz lucha de poder entre los líderes de etnia armenia. A finales de agosto, Arayik Harutyunyan, el presidente de facto, dimitió tras ser criticado por su supuesta disposición a llegar a un compromiso con los azerbaiyanos. Han ido ascendiendo más figuras intransigentes.


Mientras tanto, se producen frecuentes enfrentamientos en la frontera: el 1 de septiembre murieron tres soldados armenios tras disparos transfronterizos. Es difícil vislumbrar una solución a este punto muerto. Pero, independientemente del resultado, cualquier esperanza de que los armenios del Karabaj puedan vivir pacíficamente en Azerbaiyán está disminuyendo rápidamente.

 

(c) 2023, The Economist | Infobae

https://www.infobae.com/economist/2023/09/05/azerbaiyan-esta-a-punto-de-dejar-morir-de-hambre-a-los-armenios-de-nagorno-karabaj/

Related Posts

See All

Comments


Featured Review
Tag Cloud
bottom of page