El holocausto de Odesa: los 73 días de asedio de las tropas nazis que desataron una orgía de sangre

Asesinaron a la mayor cantidad de judíos que pudieron. Y pudieron mucho. Solo el 23 de octubre de 1941, hace 82 años cerca de 30 mil ciudadanos, todos judíos, fueron sacados de Odesa y fusilados o quemados vivos por fuerzas rumanas y alemanas que habían ocupado la ciudad

Odesa siempre fue codiciada por tener el puerto de carga más importante de la región. Fue invadida por Alemania Nazi y los rumanos, que aspiraban a arrebatar tierras. La matanza de judíos fue cruenta y masiva [Infobae]

Odesa siempre fue una prenda codiciada. Es la tercera ciudad de Ucrania, después de Kiev y de Járkov; como besa al Mar negro, la ciudad alberga, hoy y siempre, el puerto de carga más importante de la región: por allí salen y entran casi la mitad de las importaciones y exportaciones del país, hierro, acero, cereales que da la tierra pródiga de Ucrania. Durante la Segunda Guerra Mundial, ambicionaban esas tierras los rusos y, luego los alemanes y los rumanos.


Hoy, es el nombre de una ciudad torturada: la acechan, la dañan, la ambicionan las fuerzas de Vladimir Putin que quieren rusificar Ucrania, que no quiere ser rusa. Late allí un conflicto étnico, no dicho, que puede prolongar aún más la guerra desatada por la insensatez del Kremlin. Un conflicto étnico que siempre estuvo oculto, y ocultado. Cuando la Alemania de Adolf Hitler invadió la URSS, en 1941, Odesa fue ocupada por tropas alemanas y rumanas, aliadas entonces en una orgía de sangre. En los primeros meses de la ocupación, cerca de 280 mil personas, todas judías, fueron asesinadas o deportadas hacia los campos nazis de exterminio.


Odesa, fiel a su estilo, opuso una feroz resistencia: fue la primera ciudad europea en oponerse con fiereza a los nazis, que la mantuvieron bajo asedio 73, hasta que las fuerzas rusas se retiraron. Tanto fue el heroísmo de los ucranianos, que Stalin, que no tenía el elogio fácil, decidió honrar a Odesa y la nombró “Ciudad Heroica”. Alguien que se lo cuente a Putin. El llamado “Holocausto de Odesa” consistió en el exterminio de todos los judíos de la ciudad y de las poblaciones cercanas a la región y provincia de Transnitria, una matanza que se prolongó desde el otoño de 1941 hasta que, jugada la suerte nazi en Stalingrado en enero de 1943, las tropas rusas liberaron Odesa el 10 de abril de 1944: ese día, sólo 703 judíos de Odesa seguían vivos.

Odesa es el nombre de una ciudad torturada: la acechan, la dañan, la ambicionan las fuerzas de Vladimir Putin que quieren rusificar Ucrania, que no quiere ser rusa [Infobae]