top of page

La Creciente Escalada en la Frontera entre Israel y Líbano Aumenta el Riesgo de una Guerra Mayor

El alcance y la intensidad de los combates están aumentando gradualmente y ambas partes han empezado a utilizar armas más mortíferas. Hay intensas conversaciones entre bastidores para evitar que se repita lo de 2006, según revelaron diplomáticos árabes y occidentales.


TYRE, Líbano - El conflicto secundario que estalló a lo largo de la frontera entre Líbano e Israel junto con la guerra de Gaza se ha asentado en una especie de rutina. Todos los días de las últimas seis semanas, Israel ha atacado Líbano y Hezbollah ha atacado Israel, un patrón que comenzó como un ojo por ojo y ahora se ha desdibujado en un intercambio constante de fuego.


Casi siempre, los ataques se producen a menos de 6 ó 7 kilómetros de la frontera a ambos lados, una calibración deliberada diseñada para contener la violencia y evitar una guerra mucho más devastadora.


Pero el alcance y la intensidad de los combates están aumentando gradualmente. El sábado, aviones israelíes atacaron una fábrica de aluminio en la ciudad libanesa de Nabatieh, a 19 kilómetros al norte de la frontera, mucho más allá de la zona tradicional en la que ambas partes consideraban aceptables las represalias.


Y ambas partes han empezado a utilizar armas más mortíferas. Israel envía ahora con regularidad aviones de combate para atacar objetivos de Hezbollah; Hezbollah despliega drones y misiles de mayor calibre. El sábado afirmó haber derribado un avión no tripulado israelí, lo que Israel negó. Israel respondió más tarde ese mismo día atacando lo que describió como un avanzado sistema de misiles tierra-aire.


Las autoridades israelíes también han intensificado su retórica: “Los ciudadanos libaneses pagarán el coste de esta imprudencia y de la decisión de Hezbollah de defender a Hamás e ISIS”, declaró la semana pasada Daniel Hagari, portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel. “Las FDI tienen planes operativos para cambiar la situación de seguridad en el norte”.


En las primeras semanas de los combates, Israel bombardeaba sólo por las tardes, dijo Adiba Fanash, de 65 años, una de las pocas docenas de residentes que han permanecido en el pueblo fronterizo de Dhaira, justo en la frontera israelí. “Ahora es de la mañana a la noche”, dijo a The Washington Post mientras visitaba Tiro para comprar provisiones. “Se está intensificando día a día”.


Estas escaladas esporádicas aún no han desencadenado la conflagración que muchos temen, pero cada violación del acuerdo tácito entre Hezbollah e Israel les acerca al borde del abismo.


La última guerra, en 2006, mató a más de 1.200 personas en Líbano y 165 en Israel, y dejó en ruinas franjas de este asediado país. Ambas partes han advertido de que cualquier conflicto a gran escala ahora sería mucho más devastador, y ambas han indicado que no les apetece una guerra de ese tipo.


Sin embargo, a medida que pasan las semanas y vuelan los misiles, aumenta el riesgo de que alguna de las partes cometa un error de cálculo o se extralimite, afirma Andrea Tenenti, portavoz de la Fuerza Interina de la ONU en Líbano, una fuerza de mantenimiento de la paz que supervisa la actividad en el lado libanés de la frontera.


“Cualquier cosa que pueda hacer una de las partes, la otra podría decidir que ha ido demasiado lejos” y desencadenar una lucha mayor, dijo.


En la antigua Tiro, una pintoresca ciudad portuaria de pescadores, calles empedradas y mercados, se teme que la violencia se extienda pronto al resto de Líbano. En los últimos 17 años, el sur ha disfrutado del periodo de paz más largo de las últimas cinco décadas, y esta ciudad ha florecido, atrayendo turistas a sus playas, bares y hoteles boutique.


Los bares y hoteles están ahora vacíos y hay pocos clientes en los restaurantes del muelle. “Queremos paz y queremos comida en nuestra mesa”, dijo Sami Rizk, un pescador que afirmó que la demanda de su captura diaria se ha reducido a la mitad. “No queremos la guerra”, añadió con rotundidad.


Pero la posibilidad de evitar la guerra está en entredicho. Los intercambios comenzaron pocas horas después de los primeros ataques aéreos israelíes contra Gaza, el 7 de octubre, cuando Hezbollah disparó un puñado de proyectiles contra una franja de tierra de cultivo libanesa ocupada por Israel como gesto de solidaridad con Hamás, lo que provocó el fuego de represalia israelí. Ahora es difícil discernir qué ataques representan una respuesta y cuáles están destinados a provocar, dijo Tenenti.


“Nadie lo controla. Necesitamos que se detenga. Es muy peligroso”, dijo Rita al-Darwish, que escapó de su pueblo fronterizo bajo el fuego hace seis semanas y se encuentra entre los más de 14.000 desplazados que se han refugiado en Tiro. En total, más de 46.000 libaneses han escapado de la región fronteriza hacia zonas más seguras del país, y el número crece día a día, según cifras facilitadas por la Organización Internacional para las Migraciones.


Hay intensas conversaciones entre bastidores para evitar que se repita lo de 2006, afirman diplomáticos árabes y occidentales. Su atención se ha centrado en los cálculos de Hezbollah -el partido y grupo militante chiíta que es la fuerza política y militar más dominante de Líbano- y en las palabras de Hasan Nasralá, el poderoso líder del grupo que mantiene estrechas y antiguas relaciones con Irán.


En dos discursos pronunciados desde que estalló la guerra, Nasralá ha indicado que Hezbollah considera que su papel consiste en crear una distracción a lo largo de la frontera norte de Israel para aliviar la presión sobre Hamás, su aliado en Gaza, en lugar de librar una guerra total.


No está claro que Hizbulá pueda mantener el apoyo de la población libanesa si les lleva a otro costoso conflicto. El país ya está sumido en un estancamiento político y se tambalea al borde del colapso económico.


Una mujer de uno de los pueblos fronterizos que ha escapado a Tiro dijo que su casa y las de sus parientes fueron destruidas por el fuego israelí un día después de su huida. Según ella, los combatientes de Hezbollah se habían apoderado de las casas, lo que atrajo los ataques israelíes. “Culpo a Hezbolá”, dijo, maldiciendo a los combatientes como “terroristas”. Habló bajo condición de anonimato debido a lo delicado del tema.


Pero a la gente de aquí le preocupan mucho más las intenciones de Israel y la posibilidad de que intente finalmente deshacerse de la presencia militante a lo largo de su frontera septentrional. Israel ha invadido Líbano en dos ocasiones y ha ocupado el país durante 22 años, entre 1978 y 2000.


La mayoría de los libaneses están convencidos de que Israel tiene un plan a largo plazo para apoderarse del país, afirma Samir Hussein, ingeniero residente en Tiro que dirige una organización dedicada al diálogo cívico.


“Han demostrado sus intenciones invadiéndonos con sangre [derramada]”, afirmó. “Quieren nuestra tierra, nuestro gas, nuestra agua”.


La exacerbación de la retórica israelí y la perspectiva de una derrota decisiva de Hamás han dejado a Hezbollah con decisiones difíciles, dijo Mohammed Obeid, analista político cercano al grupo.


“Pensando en el futuro, ¿pueden dejar que los israelíes ganen en Gaza?”, preguntó. “Si lo hacen, se centrarán en Líbano a continuación”.

 

(c) 2023 The Washington Post

Comments


Featured Review
Tag Cloud
bottom of page