top of page

La región de Nagorno Karabaj sufre penurias por el bloqueo de Azerbaiyán: “Es un crimen de guerra”

Hace 37 días que los 120.000 habitantes de la zona, mayormente poblada por armenios, entre ellos 30.000 niños, están viviendo “bajo una amenaza existencial”, con escasez de alimentos y energía en pleno invierno.

Supermercados y farmacias sin productos, problemas para conseguir efectivo y dificultades para el abastecimiento en Nagorno Karabaj [Infobae]

Los supermercados de Stepanakert, la capital de Nagorno Karabaj, una región disputada por Armenia y Azerbaiyán, están cada vez más vacíos debido al bloqueo de una carretera esencial que conecta este territorio con Ereván.


Desde hace más de un mes, un grupo de azerbaiyanos bloquea el corredor de Lachín, la única carretera que conecta esta región montañosa del Cáucaso con Armenia.


“En los pasados 37 días solo el Comité Internacional de la Cruz Roja y un número muy limitado de vehículos de las fuerzas de paz rusas pudieron atravesar el Corredor de Lachín, lo cual evidentemente no puede ni siquiera satisfacer una ínfima parte de las necesidades vitales diarias de 120.000 personas”, denunció Armenia a través de la Cancillería, que señaló que el bloqueo constituye un crimen de guerra y que viola la Declaración tripartita del 9 de noviembre de 2020, cuyo artículo 6 dispone que Azerbaiyán debe garantizar la libre circulación por el Corredor de Lachín de personas, medios de transporte y cargamentos. Los activistas se presentaron como militantes ecologistas y alegan que el bloqueo es una protesta contra unas minas ilegales. Pero para Armenia, se trata de una acción de desestabilización de su vecino, Azerbaiyán.

Vista general de la localidad de Taghavard en Nagorno-Karabaj [Reuters]

Ambos países llevan enfrentándose desde principios de 1990 para controlar Nagorno Karabaj, un enclave de mayoría armenia reconocido por la comunidad internacional como parte de Azerbaiyán, aunque se separó de este país tras el colapso de la Unión Soviética. Este primer conflicto, que provocó 30.000 muertos, se saldó con una victoria armenia. Pero Azerbaiyán tomó su revancha durante una segunda guerra que costó la vida a 6.500 personas en otoño de 2020, lo que permitió que Bakú recuperara numerosos territorios.


El bloqueo del corredor de Lachín provoca escasez de alimentos y medicamentos, y cortes de energía.


“No tenemos luz y a veces, se corta el gas. Los niños no tienen ni comida ni frutas”, declaró Erna Gasparian, que trabaja en el sector de recursos humanos, a la AFP.


Hace frío. Tenemos niños pequeños, tengo un nieto de un mes y estamos muy mal”, agregó Marina Ignatieva, una desempleada.


Para Mikhael Adjiian, un periodista jubilado, la situación es clara. Los azerbaiyanos “tratan de rompernos”, afirmó. “Pero podemos aguantar el frío, el hambre y todo el resto”, señaló.

Las fuerzas de paz rusas, que no han desbloqueado la ruta [Reuters]

Las temperaturas rozan actualmente los -9 °C de noche en esta región montañosa, donde viven cerca de 120.000 personas.


Los efectos del bloqueo también se notan en el hospital infantil Arevik. El médico jefe, Karen Melkonian, teme que se produzca una “catástrofe humanitaria” por la falta de calefacción. “El hospital se calienta con gas, pero la caldera no funciona sin electricidad. Para ponerla en marcha se necesita electricidad”, explicó.


Desde 2020, se desplegaron soldados rusos de mantenimiento de paz en la región. Pero las autoridades armenias les acusan de no haber impedido el bloqueo de la ruta.


“El peligro de desnutrición e inanición es inminente. Se está implementando una explícita política de limpieza étnica. Los derechos a la libertad de movimiento, a la salud, a la educación, entre otros, están siendo vulnerados. Hay familias que están separadas desde hace 37 días, porque sus integrantes quedaron en distintos lados del bloqueo”, dijo la Cancillería.


El martes, Rusia instó a Azerbaiyán a desbloquear el corredor. El ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, llamó a su homólogo azerbaiyano, Jeyhun Bayrámov, a liberar la ruta para cumplir con la declaración de noviembre de 2020.


La Cruz Roja, según expertos consultados por EFE, trata de hacer llegar al territorio algunos suministros humanitarios, que no son suficientes.


La organización también se encarga de trasladar a Armenia a pacientes graves que no pueden ser tratados en Nagorno Karabaj, porque muchos centros médicos no operan plenamente en condiciones de bloqueo.


Inicialmente, las demandas de los manifestantes azerbaiyanos estaban relacionadas con problemas ecológicos, pero conforme pasaba el tiempo comenzaron a sonar proclamas políticas. En particular, los activistas exigen tomar el control sobre el corredor de Lachín, que en la actualidad está a cargo de fuerzas de paz rusas desplegadas en la región tras la guerra de Nagorno Karabaj de 2020.

Según el International Crisis Group (ICG), el conflicto entre Armenia y Azerbaiyán es el segundo a tener en cuenta en 2023, después del de Ucrania.

 

(c) 2023, Infobae




Related Posts

See All

Comments


Featured Review
Tag Cloud
bottom of page