Las voces de los civiles en medio del enfrentamiento entre Armenia y Azerbaiyán


Greta, habitante de Sotk, localidad en Armenia, relata el momento en el que su hogar explotó. [© Beatriz Arslanian]

Una vez más, la escalada de violencia se activó entre Armenia y Azerbaiyán. El pasado 12 de septiembre, las tropas azeríes utilizaron artillería pesada y vehículos no tripulados sobre diferentes zonas de la línea de contacto al este de Armenia. No cesa la tensión para los centenares de civiles en medio del conflicto.


La conformación de los nuevos límites geográficos entre estos países, luego de la guerra de Nagorno Karabaj en 2020, permitió a las Fuerzas Armadas de Azerbaiyán proyectar las ofensivas desde territorios recientemente ocupados. En esta ocasión, la ofensiva traspasó las fronteras de Armenia; un hecho que el bando armenio califica como invasión y violación a su soberanía territorial.


Como Estado miembro de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), Armenia apeló en busca de asistencia. Con base a las disposiciones de este acuerdo de legítima defensa colectiva con Rusia, Bielorrusia, Tayikistán, Kazajistán y Kirguistán, si uno de los miembros es agredido por cualquier Estado, el resto debe brindar asistencia, incluso militar. Como respuesta, la organización envió una misión de observación con el fin de monitorear el escenario en la línea de contacto.


A partir de la reactivación de las hostilidades, diferentes países y cuerpos internacionales marcaron su preocupación por el ambiente de tensión en el Cáucaso sur y condenaron las acciones de provocación de Azerbaiyán.


En este contexto, durante su reciente visita a Armenia, la presidenta de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, Nancy Pelosi, declaró que los ataques de las tropas azerbaiyanas hacia territorio armenio eran ilegales y puso a disposición la colaboración estadounidense, como copresidente del Grupo de Minsk de la OSCE -órgano mediador del conflicto de Nagorno Karabaj- para brindar una solución diplomática a esta contienda.


Por su parte, Azerbaiyán rechazó las declaraciones de Pelosi y las calificó de “propaganda armenia”.


El 21 de septiembre, día en el que se conmemora la independencia de Armenia de la URSS (1991), el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, acusó a la parte armenia de haber iniciado las provocaciones y manifestó: “Nada ni nadie podrá detenernos. Ninguna llamada