Burkina Faso niños de 12 años fueron usados como verdugos para masacrar a un pueblo y saquear su oro

El hecho ocurrió en Solha, al noreste del país. Allí, un grupo de yihadistas utilizó a los menores para que robaran y mataran a todo el poblado

Solhan, la aldea atacada por jóvenes yihadistas de entre 12 y 14 años (Crédito: CNN)

Las noches del 4 y 5 de junio de 2021 estuvieron manchadas de sangre en el pueblo de Solhan, al noreste de Burkina Faso. Habiendo dejado un número de muertos que oscila entre 170 y 200, aún no se sabe con exactitud quienes son los asesinos; pero se conoce un dato estremecedor: la gran mayoría de quienes participaron en la redada eran niños de entre 12 y 14 años. Acompañados por mujeres que conocían el pueblo y los guiaban en sus movimientos, según cuentan los testigos que sobrevivieron al hecho, los niños procedieron a matar a todo aquel que se cruzaba en su camino y, la noche siguiente, a robar todo lo que había y prender fuego la aldea.


Si bien no se conocen los motivos por los cuales se llevó a cabo semejante acto de violencia ni ninguno de los grupos yihadistas que actúan en la región se lo adjudicó -JNIM, el socio local de Al Qaeda, condenó el hecho mientras que ISIS los culpó-, todo parece indicar que el hecho está relacionado con el oro. Esta práctica se ha ido asentando en el último tiempo como la principal fuente de ingresos de estos grupos terroristas, que utilizan lo que llaman minas informales para explotar este metal precioso.


Estas son sitios de producción a pequeña escala en los que utilizan principalmente el trabajo físico y una tecnología muy básica para lograr su extracción. Esta práctica se ha extendido tanto que el ministro de Energía y Minería Bachir Ismael Ouédraogo le brindó una nota al medio estadounidense CNN en el que dijo que el país se perdió de exportar alrededor de 20 toneladas de oro que se perdió en el mercado negro, lo que equivale a casi mil millones de dólares.


La masacre de junio comenzó la noche del día 4, cuando más de 100 yihadistas en motos y otros vehículos de poca cilindrada llegaron a las minas de Mousinga, un pequeño asentamiento al este de Solhan, y comenzaron a matar a quienes se encontraban allí descansando luego de trabajar la mina. Uno de los mineros que pudo sobrevivir al hecho habló con CNN bajo la condición de anonimato: “Tenían la cara oculta con pañuelos”, dijo y añadió: “Eran muchos en motos y empezaron a disparar. Empecé a correr por mi vida, durante 30 kilómetros, toda la noche, para ponerme a salvo”.

Solhan, la aldea atacada por jóvenes yihadistas de entre 12 y 14 años (Crédito: CNN)

Los primeros tiros se escucharon a las 2 de la madrugada, según el relato de testigos, y estuvieron dirigidos a aquellos obreros que estaban durmiendo afuera de las minas. “La mayoría de ellos duermen fuera, en el sitio. No pueden dormir dentro, y tampoco van a casa. Normalmente sólo unos pocos entran en el pozo a última hora de la noche, y la mayoría sale por el calor”, dijo el mismo testigo. Esto le facilitó la tarea al grupo yihadista, ya que solo se encontró con gente durmiendo y no encontraron resistencia mientras los asesinaban a todos.


Aquellos que estaban dentro de las minas cuando todo ocurría siguieron dos caminos, algunos salieron corriendo para intentar salvarse y otros se quedaron escondidos hasta la mañana siguiente. Quienes optaron por la primera opción fueron asesinados, mientras que quienes se quedaron escondidos pudieron sobrevivir la noche.


Pero esto no era todo, una parte de la caravana yihadista se separó del resto del grupo y fue directo a la aldea. Allí también se produjeron asesinatos a mansalva y se secuestraron niños de todas las edades. Los testigos cuentan que dentro del grupo había muchas mujeres, y estas indicaban a los niños armados a entrar a una u otra casa y a matar a una u otra persona. Además, el activista por los Derechos Humanos de Burkina Faso Abdou Hoeffi dijo a CNN que las mujeres alentaban a los jóvenes como porristas: “¡Eres un buen tirador! ¡Tu puedes!”.

Cartuchos de bala encontrados en Solhan, la aldea atacada por jóvenes yihadistas de entre 12 y 14 años (Crédito: CNN)

Los atacantes se retiraron al amanecer y quienes habían logrado sobrevivir salieron a eso de las 5 de la mañana a ver los daños. Uno de los testigos, también en conversaciones con aquella cadena de noticias internacional declaró: “No podía contar el número de cadáveres que había en el arcén de la carretera. Fueras a donde fueras había cuerpos tirados”. Lo mismo había ocurrido en la mina, donde otro testigo pudo ver que todos estaban muertos: “Descubrimos que todos murieron en el pozo. Hice hasta ocho viajes con una moto taxi para llevar los cadáveres”.


Recién en ese momento llegó el ejército, cuando los cadáveres ya estaban fríos y los atacantes se habían retirado hacía ya varias horas. Aunque esto es lo usual según un minero que sobrevivió y los grupos terroristas cuentan con la lenta respuesta de las autoridades cuando planean sus ataques. “Esto es Burkina Faso. No hay una respuesta rápida. Si supieran que en 30 ó 40 minutos viniera el ejército, no atacarían. Pero se tomaron todo el tiempo”. Y cuando el ejército llegó no había nada que hacer más que enterrar a los cuerpos y eso fue lo que hicieron. Pero lo que parecía que había sido el fin de la pesadilla no era tal. Los atacantes no se habían retirado, sino que se habían escondido a pocos kilómetros y esperaron a que el ejército se retire y de nuevo cayera la noche.


La noche siguiente todo continuó. “Oí el sonido de sus motocicletas y dije: ‘Ah, están aquí de nuevo’”, dijo un testigo. “Volví a mi patio, apagué las luces de mi casa, cogí mi alfombra y mi manta”. Dijo que se fue a otro pueblo, viajando a pie con un grupo de niños, ancianos y mujeres embarazadas de Solhan. Pero esta vez el convoy tenía otro objetivo: robar todo lo que pudieran y no dejar nada de la aldea en pie. “Empezaron a quemar. Entraron en las casas”, dijo un sobreviviente, siempre en conversaciones con CNN, “En las tiendas, se llevaron ropa, bebidas y dinero, y los metieron en sus vehículos”.

El hospital de Solhan, la aldea atacada por jóvenes yihadistas de entre 12 y 14 años, completamente cabonizado .(Crédito: CNN)

Los videos de la zona muestran los restos carbonizados de los edificios y las casas. El hospital y sus habitaciones fueron quemados hasta el suelo, las viviendas fueron incineradas y estructuras enteras habían colapsado o solo quedaban en pie algunas puertas de metal. Incluso la maquinaria utilizada para la minería fue destruida. No había quedado nada.


Por parte del gobierno la respuesta fue débil. Aún no se han identificado a los responsables del hecho y se limitaron a culpar a los yihadistas, pero sin dar especificaciones de qué grupo pudo haber sido el autor material e intelectual. También echaron a algunos funcionarios de seguridad y decretaron tres días de duelo nacional por las víctimas del atentado, pero esto no calmó las protestas que se realizaron en la ciudad de Dori para reclamar por la falta de acción del gobierno y las fallas en la seguridad.


Este episodio de violencia, a pesar de su magnitud y cantidad de víctimas, es solo uno más de los tantos que ocurren todo el tiempo en la región de Sahel. Solo en Burkina Faso y Mali y Nigeria, ambos pertenecientes también a la región de Sahel, los grupos extremistas islámicos han matado a más de 800 civiles en el 2021, según un informe de Human Rights Watch.

 

(c) 2021, InfoBae

https://www.infobae.com/america/mundo/2021/12/21/horror-en-burkina-faso-ninos-de-12-anos-fueron-usados-como-verdugos-para-masacrar-a-un-pueblo-y-saquear-su-oro/



3 views
Featured Review