• Infobae

Los traumas que dejaron las violaciones sexuales de los soldados rusos en Ucrania:

“El niño más pequeño con el que trabajo tiene 10 años”


La psicoterapeuta Oleksandra Kvitko, quien atiende a víctimas de abusos cometidas por el ejército ruso, describió “atrocidades que no existían en el mundo moderno desde hacía mucho tiempo”

Milicias prorrusas en Stanytsia Luhanska, región de Lugansk [REUTERS/Alexander Ermochenko/Archivo]

La invasión de las tropas de Vladimir Putin a Ucrania no solo deja miles de muertos, heridos, desplazados y destrucción. También deja secuelas psicológicas en los miles que intentan seguir con sus vidas en medio del hambre, el miedo, la desolación e, incluso, tras sufrir violaciones sexuales.


El portal ucraniano HB entrevistó a la psicoterapeuta Oleksandra Kvitko, quien trabaja con víctimas de violaciones cometidas por el ejército ruso en los territorios ocupados. Habló de los casos más difíciles que tiene y afirmó que tales atrocidades no existían en el mundo moderno desde hacía mucho tiempo.


El niño más pequeño con el que trabajo tiene 10 años”, contó la profesional; al tiempo que indicó que “las atrocidades de la guerra no excluyen a nadie, tengo varios casos de violación de hombres. Sólo uno me permitió hablar de su experiencia. Este hombre es discapacitado, tiene 45 años, no pudo ir al ejército ni a la defensa y se vio obligado a quedarse en casa por su estado de salud cuando fue atendido. La violación de hombres en nuestra sociedad es un tabú, tradicionalmente se requiere que tengan coraje, valentía, fuerza. Los hombres rara vez se atreven a hablar de tal lesión, mucho menos que las mujeres. No es fácil para las mujeres hablar de esto, y especialmente para los hombres”.


Y siguió: “Las primeras víctimas de la violencia sexual comenzaron a acudir a mí después de la liberación de la región de Kiev. Han pasado tres o cuatro días, y las llamadas han comenzado, y aún no terminan. Después de Kyiv, se unió la región de Kherson, las aldeas bajo ocupación, las niñas que fueron sacadas de allí. Estas personas tienen mucho miedo, no confían en nadie. Le envié una foto de mi pasaporte y un certificado de psicólogo a una niña para mostrarle que tengo la competencia para comunicarme con ella. Nos comunicamos de tal manera que su video está apagado y mi video funciona constantemente, ella necesita verme porque la confianza en estas chicas está muy destruida”.

La psicoterapeuta Oleksandra Kvitko

Luego marcó una diferencia entre lo que denominó violaciones domésticas y las que se dan en un contexto de guerra. “Las violaciones domésticas tienen como objetivo el placer sexual del violador. Obtener tal placer no es natural, se llama perversión (...). Ahora también estamos ante la perversión, pero con un gran componente de sadismo, y su naturaleza es diferente. En mi opinión, no se trata del placer, sino del poder del violador sobre la víctima. Obtienen poder y control, a menudo sin siquiera placer físico sexual, solo moral. Varias chicas me dijeron que en su caso la violación no terminó en eyaculación”, narró la especialista.


La mayoría de los violadores, según las chicas, llevaban máscaras o pasamontañas, y era mucho más difícil que si tuvieran la cara descubierta. Porque después de eso todos los hombres se vuelven violadores de esa víctima. Por voces, estos son muchachos de 20, 25, 27 años, y pensé que esa era la edad del régimen de Putin. Parece que la violencia ha sido una misión para estos tipos durante toda su vida. No entienden quién es objeto de violencia para ellos, puede ser cualquier persona, de cualquier edad y género. Y esto también distingue a los violadores rusos de los violadores domésticos, que seleccionan cuidadosamente a la víctima de acuerdo con ciertos criterios”, agregó.


Preguntada sobre qué le sucede a la psique de una persona que ha sido abusada sexualmente, especialmente durante la guerra, la psicoterapeuta explicó: “La mayoría de las veces la víctima se culpa a sí misma, y esta acusación se intensifica durante la guerra. Tenemos un ejemplo, tanto la madre como la niña me permitieron contarlo, cuando la niña salió de la casa a recoger algo en el jardín para su madre, su madre le pidió que no saliera. La niña fue vista por soldados rusos. Según ella, comenzaron a tocarla en diferentes lugares y luego no recuerda nada. Su madre la encontró inconsciente en el jardín. Lo único que me dice ahora es: ‘Soy culpable, no debí haber ido, mi madre me dijo que no fuera, soy culpable’”.

Soldados ucranianos caminan junto a tanques y vehículos blindados rusos destruidos en Bucha [REUTERS/Alkis Konstantinidis]

La profesional también contó que está trabajando con cuatro adolescentes que quedaron embarazadas y detalló el caso de una que le permitió hablar: “Es una niña de 14 años que fue violada por cinco soldados rusos y ahora está embarazada. Los médicos advirtieron a la madre de la niña y a la niña misma que, si abortaba ahora, había muchas posibilidades de que no pudiera tener más hijos. La familia de la niña también es muy religiosa, por lo que decidieron seguir adelante con el embarazo. Siempre es la elección de la persona que busca ayuda, por lo que ahora estamos trabajando en cómo tratará al niño que dará a luz. Pero admito que es difícil para mí incluso confiar en algo, porque en la práctica psicológica estos casos salvajes casi no se describen”.


Kvitko advirtió que tendrán que estar preparados para después de la liberación de Kherson, Mariupol y Kharkiv: “Tendremos que lidiar con muchos de estos casos. Las mujeres más grandes por lo menos pueden decidir por sí mismas interrumpir un embarazo. Es más difícil con las adolescentes, porque es responsabilidad de los padres hasta los 14 años, y es un dilema muy difícil”.


Por último, respecto al trato que se le debe dar a una persona violada y, más aún, en el contexto de guerra, dijo que “lo principal es estar cerca. A una persona que ha sido violada le resulta difícil establecer contacto. Debemos preguntar constantemente: ¿Puedo abrazarte? ¿Puedo tomar tu mano? Los límites de la personalidad de estas personas, no sólo morales sino también físicos, son destruidos. Ahora se sienten como un cuerpo y como carne, necesitan recuperar el sentido de la personalidad, que son importantes, que se controlan a sí mismos, a su cuerpo, a sus capacidades”.

 

(c) 2022, Infobae

https://www.infobae.com/america/mundo/2022/04/22/los-traumas-que-dejaron-las-violaciones-sexuales-de-los-soldados-rusos-en-ucrania-el-nino-mas-pequeno-con-el-que-trabajo-tiene-10-anos/





0 views
Featured Review
Tag Cloud