• Annie Gowen, Infobae

Tras la revocación del derecho al aborto,

Texas es el nuevo campo de batalla por las libertades personales

El fiscal general del estado declaró recientemente que estaría dispuesto a volver a criminalizar las relaciones entre personas del mismo sexo. El giro ultraconservador del gobernador Abbott y las advertencias del activismo LGBT+

El fiscal general de Texas, Ken Paxton, quién dijo que está dispuesto a revisar la ley estatal contra la sodomía anulada por la Corte Suprema [Reuters/Kevin Lamarque/File Photo]

A raíz de la histórica revocación del fallo que protegía el derecho al aborto por parte de la Corte Suprema la semana pasada, Texas parece estar listo para consolidar su lugar en el centro de la batalla por las libertades personales garantizadas por ley durante décadas.


Los líderes del estado dominado por los republicanos ya han promulgado una de las políticas de aborto más restrictivas del país y han estado al frente de las medidas que criminalizarían los esfuerzos de los padres por buscar tratamiento médico para sus hijos transgénero. Ahora, el fiscal general del estado, Ken Paxton, ha señalado que está dispuesto a revisar la ley estatal contra la sodomía, que fue anulada por la Corte Suprema en 2003 para proteger la intimidad entre parejas del mismo sexo.


“La gente todavía se está recuperando de Roe, y estamos en un ambiente político increíblemente tóxico en este momento”, dijo Oni Blair, director ejecutivo de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles de Texas. “Pero debemos reconocer que nada está descartado en este momento. Todos nuestros derechos y libertades, desde la igualdad LGBT+, el voto e incluso la anticoncepción, podrían estar en riesgo”.


El grupo ha capacitado a cientos de defensores del derecho al aborto como parte de su Red de Acceso al Aborto de Texas en los últimos meses y prevaleció, por ahora, en una demanda que resultó en que un juez emitiera una orden de restricción temporal que permitirá a los médicos continuar realizando procedimientos de aborto en algunas clínicas de Texas, hasta la próxima audiencia el 12 de julio.


En una entrevista en el canal de cable NewsNation poco después de la decisión de revocación de Roe la semana pasada, Paxton le dijo al presentador Leland Vittert que estaría “dispuesto y sería capaz” de defender cualquier ley estatal que prohíba la sodomía presentada como caso de prueba ante la Corte Suprema en el meses por venir. La pregunta surgió debido a que, en su opinión concurrente en el caso del aborto, el juez integrante de la Co Clarence Thomas cuestionó los fallos de los tribunales superiores que establecieron el matrimonio entre personas del mismo sexo y el derecho de las parejas casadas a usar métodos anticonceptivos y, en el caso de Texas, prohibió la criminalización de la intimidad gay.

“Sí, mire, mi trabajo es defender la ley estatal y continuaré haciéndolo”, le dijo Paxton a Vittert. “Ese es mi trabajo bajo la Constitución, y ciertamente estoy dispuesto y puedo hacerlo”.

People celebrate the city's annual Pride Parade, one day after U.S. Supreme Court overruled Roe v. Wade, eliminating the constitutional right to an abortion in Houston, Texas, U.S. June 25, 2022 [Reuters/Sabrina Valle]

Los comentarios de Paxton provocaron escalofríos en la comunidad LGBT+ y de derechos humanos de Texas, que temen que en las próximas semanas el gobernador republicanos Greg Abbott pueda ir contra otras protecciones de larga data que protegen la autonomía corporal y los derechos de las personas homosexuales, amenazando el progreso logrado en décadas de lucha.


+“Luchamos valientemente aquí, y estamos siendo atacados en todas direcciones”, dijo Ricardo Martínez, director ejecutivo de Equality Texas, un grupo de derechos LGBT´. “No es asunto del gobierno con quién tenemos sexo. Se han entrometido en el consultorio del médico y en el salón de clases; ahora quieren entrometerse en el dormitorio. Esta es una extralimitación del gobierno”.


Martínez dijo que el grupo luchó con éxito contra la mayoría de los 76 proyectos de ley anti-LGBT+ presentados en la legislatura de Texas el año pasado, un aumento significativo con respecto a los menos de 20 presentados en la sesión anterior de 2019.


Brandon Rottinghaus, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Houston, dijo que la anulación de Roe v. Wade es “la primera ficha de dominó de muchas más restricciones de derechos a las que los republicanos en Texas han estado apuntando durante mucho tiempo”.


Dijo que los funcionarios de Texas podrían presionar por sanciones penales por sodomía e intentar hacer cumplir la prohibición estatal de 2005 sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, que fue anulada en 2014. La legislatura estatal también podría codificar como ley la nueva directiva de Abbott, basada en una opinión no vinculante de Paxton, de que el Departamento de Familia y Servicios de Protección de Texas considere los tratamientos de afirmación de género para niños transgénero como abuso infantil. Tres familias de niños transgénero, uno de los cuales supuestamente intentó suicidarse, ahora están demandando al estado.

El gobernador de Texas Greg Abbott, quien buscará un nuevo mandato en las elecciones de noviembre de este año [Reuters/Marco Bello]

Rottinghaus señaló que Paxton siempre ha utilizado su cargo para impulsar una agenda social conservadora y, en ese sentido, no sorprende que esté a la vanguardia de los movimientos para dar forma al mundo legal posterior a Roe en Texas. Después de que se anunció el fallo de la Corte Suprema, Paxton cerró su oficina por el día y creó un feriado estatal para celebrar la decisión, mientras que Abbott dijo que la corte había “revocado correctamente” a Roe y que continuaría trabajando con la legislatura estatal para “salvar todos los niños de los estragos del aborto”.


La ley de aborto de Texas, que entró en vigor el 1 de septiembre, prohibió el procedimiento después de las seis semanas de embarazo -antes de que muchas se den cuenta de que están embarazadas- y no permitió excepciones para las víctimas de violación, abuso sexual o incesto.


El Partido Republicano de Texas se ha ido desplazando hacia la derecha durante las últimas dos décadas, acelerando ese movimiento desde el ascenso de Donald Trump en 2016. Los republicanos ahora ocupan todos los cargos electivos en todo el estado y tienen supermayorías en ambas cámaras legislativas, en parte debido a los límites distritales manipulados, una triqiuñuela conocida como gerrymandering. El Departamento de Justicia demandó a Texas en diciembre pasado, alegando que el estado violó la Ley de Derechos Electorales al disminuir la representación electoral de los latinos y otras minorías, que históricamente han votado mayoritariamente por los demócratas.


“Dondequiera que mires, hay un republicano dispuesto a seguir un rumbo político de derecha”, dijo Rottinghaus. “Se sienten muy libres políticamente para hacer del estado un emblema del conservadurismo”.


Elecciones inminentes

El Partido Republicano de Texas dejó claro su camino a seguir en su convención anual a principios de este mes en Houston. Los activistas republicanos aprobaron una resolución que rechazó el resultado de las elecciones presidenciales de 2020 y se refirió al presidente Biden como un presidente ilegítimo. Los delegados también pidieron la derogación de la Ley de Derechos Electorales de 1965 y, en la plataforma del partido, se refirieron a la homosexualidad como una “opción de estilo de vida anormal”.


Los asistentes a la convención también abuchearon enérgicamente y reprendieron formalmente al senador John Cornyn, republicano por Texas, por su papel en la elaboración de un proyecto de ley bipartidista sobre armas aprobado después del tiroteo en la escuela primaria del 24 de mayo en Uvalde, Texas, en el que murieron 19 estudiantes y dos maestros.


“Lo que estamos viendo realmente es un Partido Republicano que juega casi completamente para la base”, dijo Kirby Goidel, profesor de ciencias políticas en la Universidad Texas A&M. “Abbott pasó de ser un gobernador moderado a pensar que iba a ser desafiado en una primaria y realmente se movió para cubrir su flanco”.


La retórica de Abbott -sobre las armas, la frontera, la “pornografía” en las bibliotecas escolares y los derechos de las personas transgénero- se ha vuelto cada vez más extrema en los últimos meses, lo que le ha beneficiado hasta ahora durante un año electoral en el que venció a sus competidores conservadores en las primarias.


Su oponente demócrata, el excongresista Beto O’Rourke, ha centrado su campaña en el derecho al aborto y el control de armas como temas principales, pero Abbott actualmente tiene una cómoda ventaja en las encuestas, entre cinco y 11 puntos porcentuales.

El candidato demócrata a la gubernatura de Texas Beto O'Rourke hablando ante seguidores tras conocerse el fallo de la Corte Suprema anulando el derecho al aborto [Reuters/Callaghan O'Hare]

Abbott y otro gobernador republicano, Ron DeSantis de Florida, han estado compitiendo por el dominio y la herencia del manto de Trump antes de las elecciones de mitad de período.Aunque ha sido menos enérgico que Abbott sobre el aborto, DeSantis ha montado una campaña de alto perfil contra Disney por su oposición a la ley de Florida que prohíbe la enseñanza de temas relacionados con el género y la orientación sexual a niños en edad escolar de tercer grado y menores, apodada “No digas gay” por sus críticas , y se ha opuesto ferozmente a las políticas para frenar la pandemia del Covid de Biden.


Las ambiciones de los demócratas de Texas de convertir el estado en un nuevo blue stategracias a la rápida diversificación del electorado han aparecido recientemente como remotas, y la última señal llegó con la victoria de Mayra Flores, quien ganó una elección especial en el Distrito Congresional 34 del sur de Texas, dominado por latinos, a principios de este mes.


Los republicanos en Texas han logrado avances entre los votantes hispanos en el sur de Texas en los últimos años : el distrito que votó por Flores optó por Biden por cuatro puntos en las últimas elecciones, un margen de victoria mucho menor para los demócratas que en los ciclos de elecciones presidenciales de 2012 y 2016.


Las esperanzas de los demócratas dependen de que el partido continúe obteniendo dos tercios de los votos de la creciente población latina, según Matthew Wilson, profesor asociado de ciencias políticas en la Universidad Metodista del Sur en Dallas. Y eso no es algo seguro, dijo: la victoria de Flores, junto con las ganancias de Trump en 2020 en el Valle del Río Grande y en otros lugares, deberían ser “señales de advertencia para los demócratas”.


La decisión de la Corte Suprema de anular las protecciones del aborto de Roe y las posibles implicaciones para la comunidad LGBT+, así como las recientes interrupciones y amenazas a los eventos del Orgullo por parte de extremistas de derecha, empañaron el desfile del Orgullo del Valle del Río Grande, recordó Joe Colon-Uvalles, residente de Brownsville y especialista en campañas de Planned Parenthood Foundation.


Los celebrantes en South Padre Island el sábado pasado vitorearon y ondearon banderas de arcoíris, pero también escucharon a una drag queen local, Luna Karr, exhortar a la multitud a registrarse y salir a votar. “Estamos dispuestos a enfrentar cualquier pelea. Tenemos que protegernos de cualquier persona, incluido el fiscal general, que amenace nuestros derechos”, dijo Colon-Uvalles. “Es un mundo aterrador en este momento en el que vivimos”.

 

(c) 2022, The Washington Post | Infobae

https://www.infobae.com/lgbt/2022/07/02/tras-la-anulacion-del-derecho-al-aborto-texas-es-el-nuevo-campo-de-batalla-por-las-libertades-personales/



1 view
Featured Review
Tag Cloud