top of page

Los talibanes defienden la prohibición a las mujeres de ir a la universidad en Afganistán

mientras aumenta el repudio global


El ministro talibán de Educación Superior dijo que las estudiantes “no respetaban el código de vestimenta”

Mujeres protestan en Afganistán [La Nación]

Las mujeres afganas fueron vetadas de las universidades del país porque “no respetaban el código de vestimenta”, justificó este jueves el ministro talibán de Educación Superior, una decisión que para el G7 puede ser sinónimo de “crimen contra la humanidad”.


“Estas estudiantes que iban a la universidad (...) no respetaron las instrucciones sobre el hijab. El hijab es obligatorio en el islam”, dijo Neda Mohammad Nadeem en una entrevista con la televisión estatal, refiriéndose a la obligación de las mujeres en Afganistán de cubrirse el rostro y todo el cuerpo.


Según el ministro, las niñas que estudiaban en una provincia lejana de su domicilio “no viajaban tampoco con un mahram, un acompañante masculino adulto”. “Nuestro honor afgano no permite que una joven musulmana de provincias termine en una provincia lejana sin que la acompañe su padre, hermano o esposo”, declaró.


En una lacónica carta, el ministro ordenó el martes a todas las universidades públicas y privadas del país impedir el acceso a las estudiantes por un período indeterminado.

Arefeh, una mujer afgana de 40 años, sale de una escuela clandestina en Kabul, el sábado 30 de julio de 2022 [AP Foto | Ebrahim Noroozi, archivo]

Después de que los talibanes tomaran el poder en agosto de 2021, las universidades afganas ya se habían visto obligadas a adoptar nuevas reglas, en particular para separar a mujeres y hombres en las clases. A las mujeres sólo se les permitía recibir lecciones de profesoras o de hombres mayores.


Este nuevo ataque a los derechos de las mujeres conmocionó a muchas jóvenes del país, excluidas ya desde marzo de las escuelas secundarias.


El anuncio de esta semana generó también una oleada de condenas internacionales. El jueves, los ministros de Relaciones Exteriores del G7 afirmaron a propósito de dichas medidas que “la persecución de género puede constituir un crimen contra la humanidad”.


“Las políticas de los talibanes diseñadas para borrar a las mujeres de la vida pública tendrán consecuencias en la forma en que nuestros países interaccionan con los talibanes”, añadieron los ministros del foro (Reino Unido, Canadá, Italia, Francia, Alemania, Japón y Estados Unidos) tras una reunión virtual.

A las condenas se sumaron Turquía e Irán, dos países de mayoría musulmana. La Unesco dijo condenar “firmemente” la medida, y pidió su “revocación inmediata”.


“Esa prohibición no es ni islámica ni humana (...) Esperemos, si Dios quiere, que renuncien a esa decisión”, declaró el canciller turco, Mevlüt Çavuşoğlu.


El portavoz del ministerio iraní de Exteriores, Naser Kanani, dijo esperar que los talibanes afganos “abran rápidamente la vía a la reanudación de la educación de las niñas a todos los niveles”.


Irán precisamente vive desde septiembre una oleada de protestas populares, a raíz de la muerte en detención de la joven Mahsa Amini, de 22 años, arrestada por incumplir el estricto código de vestimenta que obliga a las mujeres a cubrirse el pelo en público y a llevar ropa discreta.


Manifestación

Por la mañana, unas 20 afganas desafiaron al régimen islamista y se manifestaron en una calle de Kabul para defender su derecho a la educación. Algunas mujeres fueron detenidas, aseguró a AFP una manifestante que pidió anonimato. Dos fueron liberadas más tarde, pero otras seguían detenidas, según la misma fuente.


“Derechos para todos o para nadie”, gritaron las manifestantes, según las imágenes de vídeo obtenidas por la AFP.

Las protestas de mujeres son cada vez menos frecuentes en Afganistán desde la detención de destacadas activistas a principios de año. Las participantes corren el riesgo de ser arrestadas, sometidas a violencia y estigmatizadas.


“Las niñas afganas son un pueblo muerto (...) lloran sangre”, declaró Wahida Wahid Durani, estudiante de periodismo en la Universidad de Herat (oeste). “Están usando toda su fuerza contra nosotras. Me temo que pronto anunciarán que las mujeres no tienen derecho ni a respirar”, aseveró.


La decisión sentó especialmente mal porque hace menos de tres meses, miles de mujeres jóvenes habían superado los exámenes de ingreso a las universidades del país.


Al tomar el poder el año pasado, el gobierno talibán de Afganistán prometió ejercerlo de manera menos dogmática que en el período anterior en que estuvieron al mando, entre 1996 y 2001.


Pero desde su regreso al poder han ido retomando la misma visión ultrarrigorista del islam, y multiplicado las medidas contra las mujeres.

Mujeres protestan en Afganistán [La Nación]

Una agenda cada vez más rigorista

El 23 de marzo, los talibanes cerraron las escuelas secundarias apenas unas horas después de su esperada reapertura.


En los 20 años de ocupación de las fuerzas internacionales, los sucesivos gobiernos afganos, apoyados por Occidente, permitieron a las niñas ir al colegio y a las mujeres desempeñar empleos.


Ahora en cambio las mujeres están excluidas de numerosos empleos públicos o míseramente pagadas por quedarse en casa. Tampoco pueden viajar sin la compañía de un pariente masculino, y deben cubrirse con un burka o un hijab al salir a la calle.


En noviembre, los talibanes les prohibieron igualmente acceder a parques, jardines, gimnasios y baños públicos.


 

(c) 2022, La Nación

https://www.lanacion.com.ar/el-mundo/los-talibanes-defienden-la-prohibicion-a-las-mujeres-de-ir-a-la-universidad-en-afganistan-mientras-nid23122022/





Related Posts

See All
Featured Review
Tag Cloud
bottom of page